con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

viernes, 30 de noviembre de 2007

Mi pequeño camptosaurio



El recientemente renovado Hall de los Dinosaurios del venerable Museo Carnegie
en Pittsburgh, acaba de abrir al público, con un fabuloso mural de 55 metros de largo que envuelve las paredes de varias salas de exhibición. De hecho, es el mural más grande del mundo. La bucólica escena muestra el universo de los dinos hace 150 millones de años en el occidente de EE.UU. Todos esos dinosaurios plasmados en la pared están basados en fósiles hallados dentro de la archifamosa Formación Morrison, que ha producido algunos de los dinos más célebres del mundo.

Escogí ilustrar esta nota con las imágenes del mural donde aparecen los dos camptosaurios… por la sencilla razón de que, hace unos cuantos meses, tuve la maravillosa oportunidad de trabajar directamente en los huesos de uno de ellos, mientras hacía un reportaje sobre la reconstrucción de huesos de dinosaurios famosos, para la revista Muy Interesante (Julio 2007 #314).

Este camptosaurio en particular era pequeño (unos tres metros de largo) y frágil, y sus vértebras estaban malamente deformadas, aplastadas por la postura en que murió el animal. El magnífico trabajo de los artistas de la empresa reconstructora de dinosaurios Phil Fraley Productions, en Patterson, Nueva Jersey, consistió en sacar al camptosaurio de su matriz de roca y ponerlo en pie, según las indicaciones del paleontólogo del Carnegie, Matt Lamanna. Pero una cosa era hacer lo que Matt quería (que el dino estuviera exhibido en cierta postura) y otra, ¡lo que las vértebras fosilizadas nos permitían hacer con el cuello!

Y otro punto clave: había que preservar los ligamentos fosilizados que atravesaban a lo largo de las vértebras, como gruesos cordones de zapatos.

Al final, creo que “hicimos” un buen trabajo con mi pobre camptosaurio, colocando las vértebras sobre monturas que semejan a las de un diamante sobre un anillo, pero sin violar los huesos con ningún clavo o tornillo. Cada vez que necesitábamos variar la postura del cuello, sólo aflojábamos el engaste con un destornillador de joyería, y volvíamos a empezar. La cabeza, no obstante, es falsa, pues nunca se encontro, entonces hubo que hacer un molde nuevo.

¡No veo la hora de ir a visitar a mi pequeño herbívoro en su nueva casa!
Foto: John Scott Lucas

martes, 27 de noviembre de 2007

Células embrionarias… ¿en la piel?


La noticia está caliente en todos los medios de comunicación: hace pocos días, científicos estadounidenses y japoneses informaron haber reprogramado células de piel humana comunes y corrientes para que se comporten como células madre embrionarias
(esas que son como el comodín de la baraja: se pueden usar donde sea y como sea porque son como una carta blanca). Insertando en las células cuatro genes clave, estos expertos afirman haber creado una forma de célula embrionaria capaz de crecer en prácticamente cualquier clase de tejido –una hazaña que hasta ahora requería la destrucción de blastocistos (embriones) humanos para extraer las células. El descubrimiento podría abrir el camino para que los investigadores produzcan células embrionarias con más facilidad, y así poder remendar diversos órganos dañados dentro de nuestro cuerpo, sin afrontar los problemas éticos que supone la destrucción de un embrión.

Incluso para quienes no tenemos ninguna objeción en usar embriones humanos, el nuevo método -si el tiempo demuestra que realmente es viable parta producir un hígado o un corazón a pedido con sólo donar un poco de piel- podría hacer la vida más fácil para todo el mundo. No sólo por salir del exasperante, paralizante y entorpecedor obstáculo de los asuntos religiosos, sino porque el proceso de usar las células de un embrión es complejísimo.

Sin embargo, hay áreas que no tienen nada qué ver con la clonación de nuevos órganos, donde es posible que se sigan necesitando células embrionarias “de las de verdad”. ¿Se verán estos investigadores afectados por una falta generalizada de apoyo por parte de la comunidad en general?

viernes, 23 de noviembre de 2007

Paleopesadilla... ¿o tal vez no?



El paleo-descubrimiento del bicho acuático gigante hace pocos días -algo así como un escorpión marino bastante más grande que un hombre adulto, y que vivió hace 400 millones de años- tiene loco a todo el mundo, especialmente a los británicos y alemanes, que sacaron de una cantera una garra fosilizada del artrópodo de pesadilla. La noticia es de esas que le encantan a todos, y con las que la mayoría de los periodistas nos divertimos enormemente.

La cosa es que lo único que hay del bicho es esa garra. Y claro, se implica que proporcionalmente, comparado a ella, el cuerpo del animal debe ser inmenso. Pero en realidad no lo sabemos. Es decir, ¿por qué no podría tratarse de la versión prehistórica de un cangrejo de esos que tienen una garra gigante en un brazo y otra normal en el otro? De todas maneras, la noticia es genial. Aquí hay un súper buen video que hizo la BBC. Y este es el comunicado de prensa de la Universidad de Bristol, que hizo el descubrimiento.

En cuanto a las exaltadas ilustraciones de la cucaracha-escorpión-cosa aterradora, la que gana es la que copia al poster de Tiburón.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Cartografía cerebral



Es absolutamente genial: de pronto, gracias a la visión de un artista, el cerebro humano se ha convertido en una isla-continente, con su propia cartografía y topografía, coordenadas, valles, y toda suerte de accidentes geográficos. Pero no es simplemente un dibujo simpático: el mapa, hecho por Sam Brown, y que apareció en la portada de la revista Neuron, fue creado a partir de una foto de referencia de un cerebro humano real. Y esta referencia se usó para construir un terreno en 3D. Luego, el modelo con sus elevaciones digitales se usó para crear información de los contornos y los relieves del mapa, y para determinar dónde colocar los caminos y otras características del terreno. Finalmente, el artista usó información real de mapas de Nueva Zelanda para colocar las islas que rodean al cerebro-continente.

Ahora Brown está vendiendo su poster aquí.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

¡Bravo Alberto!



Como director científico del Observatorio de Rayos Cósmicos Pierre Auger en la provincia de Malargue, Argentina, el físico Alberto Etchegoyen tiene mucho de qué estar orgulloso. Hace pocos días se anunció al mundo que el Pierre Auger encontró la primera prueba sólida que liga a los rayos cósmicos ultraenergéticos con los agujeros negros supermasivos que se ocultan en el centro de galaxias cercanas.

Hace cosa de un año fui a hablar con Alberto por segunda vez en Argentina, para una entrevista en Muy Interesante (que puedes leer aquí). Con un entusiasmo bellísimo me explicó los misterios de estas partículas su importancia en la física, su alucinante energía y su extremada rareza (aunque los rayos “normales” -los de baja energía- nos llueven constantemente y hasta nos traspasan el cuerpo sin hacernos daño), los más poderosos son tan escasos, que caen a la Tierra a razón de uno por década y hasta menos.

Puesto que además ha sido el impulsor principal del proyecto Pierre Auger en Argentina, Alberto Etchegoyen se merece toda la champaña del mundo.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Ya vienen las niñeras-robot


Un grupo de científicos de California y Japón escribieron un interesante informe acerca de la socialización entre los niños y un robot. Durante cinco meses los pequeños de uno a dos años de edad jugaron con el robot todos los días. Pero sólo socializaban y mostraban lazos de afecto con el robot cuando éste respondía a sus acciones. Cuando el robot era programado para comportarse más como un juguete cualquiera, los niños no le prestaban la misma atención.

Según el informe:
“Al principio, los niños trataban al robot distinto de la forma en que se trataban el uno al otro. Pero para las últimas sesiones, cinco meses más tarde, ya estaban tratando al robot como otro compañero de juegos y no como un juguete. Los resultados indican que la actual tecnología robótica está muy cerca de lograr un enlace afectivo autónomo, y un cierto grado de socialización con niños humanos durante períodos de tiempo prolongado. Esto podría tener gran potencial en escenarios educativos como por ejemplo ayudarle a los profesores a enriquecer el ambiente de la clase”.

Aquí hay algunos videos de la interacción entre los niños y el robot.

Es bueno pensar que quizás un robot-niñera no va a arrojar al chico contra la pared cada vez que éste se pone a llorar.

martes, 6 de noviembre de 2007

Buscando a Dios dentro del cerebro



La búsqueda spiritual puede ser tan vieja como la humanidad, dice un artículo de la revista Scientific American, “pero ahora existe un nuevo lugar dónde buscar: dentro de nuestra cabeza”. Un equipo de neurocientíficos canadienses de la Universidad de Montreal usaron imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) en un intento por descubrir lo que sucede en el cerebro cuando las personas experimentan un despertar místico durante la oración o durante intensos momentos de fervor religioso.

Un grupo de 14 religiosas Carmelitas contesto el anuncio de búsqueda de voluntarios, y acudió al hospital, para ayudar a la ciencia a dilucidar la pregunta: ¿está Dios metido dentro de nuestro cerebro?

Los “neuroteólogos” (podrían llamarse así) hallaron seis regiones del cerebro que cobraron vida únicamente durante la comunión de las monjas con Dios. Una de esas regiones es la misma que se “enciende” cuando nos enamoramos. Otra región es la que gobierna las emociones sociales. Las implicaciones son interesantísimas.
La imagen es de Scientific American/Elsevier

viernes, 2 de noviembre de 2007

El dragón va rumbo a la Luna



La semana pasada los chinos lanzaron la sonda Chang’e-1 hacia la Luna. Ahora la nave espacial no tripulada está en plenas maniobras de transferencia entre ambas órbitas. El lunes debe estar ya sobrevolando a Luna, y, según un reporte de Xinhua, a finales de noviembre comenzará a enviar fotos. El lanzamiento del orbitador da comienzo a una misión de tres etapas que la China tiene con respecto a la Luna. La segunda parte del plan consiste en enviar un robot de exploración para 2012. Y la tercera etapa, enviar otro robot que recoja muestras de polvo y rocas para investigaciones científicas, alrededor de 2017.

Por otro lado, los japoneses no se quedan atrás. Un anuncio de prensa de la JAXA (la agencia aeroespacial japonesa) ofrece regias fotografías de la Luna tomadas por su explorador lunar Kaguya, es decir, Selene, lanzado el 14 de septiembre.

¿Será que ambas misiones van eventualmente tras el helio-3?

Todo esto trae a colación al Dragón del Espacio. Es el título de una de las novelas para jóvenes de mi serie de adrenalina y exploración, Aventureros de la Ciencia. En el Dragón del Espacio, mis personajes enfrentan toda clase de aventuras relacionadas con este tema de la exploración real de la Luna en el Oriente -que estaba casi en planos cuando comencé el libro, ¡y que ahora vuela por sí solo, al mismo tiempo que la novela! Helio-3, fusión nuclear, secretos militares chinos, un satélite letal, una nueva carrera espacial, cuatro chicos muy osados y una tía completamente loca. Todo esto, en unas 200 páginas. (¡Más un DVD con un documental sobre la Estación Espacial Internacional!) ¿Qué más pedirle a la vida?

Puedes leer el primer capítulo de El Dragón del Espacio en mi web site. O también visitar el blog dedicado a la serie de libros, Aventureros de la Ciencia.