con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

domingo, 19 de julio de 2015

Amor plutónico




Es un mundito rojizo con una mancha clara en forma de corazón. Un planetita de apenas 2,370 kilómetros de diámetro, que cabría holgadamente entre Bogotá y La Paz. Está acompañado de cinco satélites naturales, con los que forma su propio mini-universo, allá donde en el colegio nos decían que acababa nuestro Sistema Solar.

Pero sucede que esa lejana esfera de roca y hielo no solo abre la puerta a una nueva clase de planetas, los planetas enanos (que algunos prefieren llamar ‘menores’), sino que está redefiniendo nuestro anticuado concepto de la arquitectura del Sistema Solar en que vivimos. Gracias a lo que nos está enseñando, Plutón, a quien alguna vez herimos en su amor propio al cambiarle de estatus, es ahora objeto de nuestro renovado ‘amor plutónico’.

En efecto, las imágenes enviadas por New Horizons hace unos días están demostrando por qué la NASA es la mejor marca-país que tiene Estados Unidos: de la noche a la mañana transformó lo que durante décadas fue una bola pixelada, en un mundo real, lleno de complejidad, diversidad y textura, con el potencial de cambiar paradigmas.

Lee el resto de la nota en EL TIEMPO de hoy.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal