con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Subir al espacio…flotando




Este interesante aparato se llama el Atmospheric Ascender. Es básicamente un globo de unos 60 metros de largo en forma de “v” y relleno de helio. Tiene cierta rigidez de estructura y unos motorcillos mínimos que le permitirían mantenerse a flote a 140,000 pies de altura (el borde del espacio), a control remoto. El objetivo de sus inventores en JP Aerospace, una pequeña empresa californiana creada con voluntarios, es poner gente y carga en órbita, con la suavidad que sólo puede otorgar un globo hecho de los materiales más ligeros que pueda uno crear.

No es nuevo: la primera prueba a menor altura con un prototipo más pequeño se llevó a cabo hace unos tres años. El dinero provino de la Fuerza Aérea estadounidense, que estaba (y está) interesada en plataformas de observación y comunicación a alturas extremas para campos de batalla. Pero las ambiciones del ingeniero JP Powell van más lejos: entrar en órbita. Así, el sistema de transporte orbital tendría tres componentes:

El Ascensor Atmosférico, la Estación Dark Sky, y el Ascensor Orbital. Entonces, usted pondría sus maletas en el Ascensor Atmosférico, que lo subiría a 140 mil pies hasta la estación cuasi-orbital. Allí tomaría un café, y admiraría la vista, antes de abordar un segundo vehículo que tendría una milla de longitud. La atmósfera a estas alturas es tan delgada, que este Ascensor Orbital tendría que ser así de enorme para permanecer boyante. Utilizando propulsión eléctrica, el gigantesco globo alargado aprovecharía la mecánica orbital, que lo impulsaría a la altura apropiada. (Aquí está el proceso).

JP Powell está convencido de que su primer ascensor atmosférico logrará alcanzar los 140 mil pies. Pero ahora que se acabó el dinero federal, ¿podrá el “otro programa espacial” financiarse a punta de vender camisetas y gorras en su website, y anuncios de alturas extremas en globos meteorológicos? “No es tan difícil”, dice. “No se trata de neurocirugía”

1 comentarios:

Blogger Manu ha dicho...

Pues, si funciona, me parece una opción económica, ecológica y muy válida.
Lástima que, como casi todo, la investigación siempre vaya destinada con fines militares.

Un abrazo.

jueves, febrero 05, 2009  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal