con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

jueves, 24 de abril de 2008

De Costa Rica a las estrellas


Estoy en la provincia de Guanacaste en Costa Rica, a donde uno viene normalmente a tostarse bajo el sol, meterse al mar y hasta pensar en retirarse. Pero en lugar de aves o plantas exuberantes, vine a ver cómo Franklin Chang-Díaz, hasta hace poco astronauta de la NASA con un doctorado del MIT en física de plasma, está construyendo parte de un revolucionario motor espacial. Aquí, en Liberia, entre un potrero donde hay ganado cebú, encuentro a su empresa AdAstra Rocket, dentro de un edificio blanco de aspecto futurista. La sensación de incongruencia termina tan pronto como pongo el pie dentro del recinto.

Franklin lleva más de 20 años ideando, diseñando y fabricando varios prototipos del motor VASIMR (Motor de Magnetoplasma de Impulso Específico Variable). Impulsado a base de plasma (un gas ionizado que es controlado por imanes poderosos y calentado con ondas de radio) Vasimr será un sistema de transporte espacio-espacio (NO para salir de la Tierra a órbita) que promete transportar 75 por ciento más cantidad de carga que un sistema de transporte convencional (que usa combustibles químicos), a una fracción de su costo.

El motor además será capaz de impulsar naves espaciales a velocidades mucho mayores que los motores convencionales. Por ejemplo, bien podría empujar una cápsula tripulada a Marte en menos de tres meses, en lugar de los más de seis meses que tomaría actualmente. Esto es crucial porque entre menos tiempo estén los astronautas expuestos a la radiación cósmica, mejor. Y también sería el método perfecto para desviar de su curso a un asteroide con malas intenciones.
Las partes principales del avanzado motor se están construyendo en Houston, mientras que en Costa Rica se diseña el escudo térmico que protegerá al aparato de su propio calor, buscando combinaciones de cerámicas exóticas.

El aparato está a punto de pasar a una nueva fase, en la cual se comenzará a trabajar con el hardware que realmente volará al espacio. Durante ese vuelo inaugural, quizás en 2011, Vasimr hará una demostración de sus habilidades, empujando a la Estación Espacial Internacional a una órbita superior.

Vasimr o “Vasi”, es el personaje principal de mi libro El Dragón del Espacio. Y me atrevo a decir que algún día va a llegar muy lejos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal