con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

jueves, 20 de marzo de 2008

La Gioconda y nuestras neuronas


Leonardo Da Vinci ha estado jugando con nosotros todo el tiempo. Es como si supiera y se complaciera en pensar que, durante siglos, su audiencia iba a romperse el cráneo buscando la clave de la enigmática sonrisa de su Gioconda/Mona Lisa. Pero una neurofisióloga de la Universidad de Harvard parece haber encontrado el secreto del Maestro: su cara está pintada en colores que juegan trucos con nuestros ojos.

El laboratorio de Margaret Livingstone está “interesado en estudiar cómo procesan la información las células del sistema visual”. Su equipo lleva años examinando la forma en que las distintas células procesan señales tales como forma, color, movimiento y profundidad. Al analizar a la Gioconda, se dieron cuenta de que Da Vinci pintó su sonrisa en frecuencias espaciales muy bajas, es decir, las que nuestro sistema de visión periférica recoge mejor (por ejemplo la razón por la cual vemos mejor una estrella muy diáfana si miramos el espacio a su lado, en lugar de enfocarla directamente con los ojos).

Livingstone nos pide que miremos bien estos tres paneles de la cara de la Gioconda. Cuando uno ve los paneles del centro o la izquierda, mirando a los ojos o al fondo de la imagen, uno cree que está sonriendo. Pero cuando uno mira directamente a su boca, se ve más como en el panel de la derecha, y su sonrisa se desvanece. El hecho de que el grado de su sonrisa varía tanto con el ángulo de la mirada hace que su expresión sea dinámica, y el hecho de que su sonrisa se desvanece cuando uno la mira directamente, la hace parecer más elusiva.

Lástima que la experiencia de disfrutar el cuadro en el Louvre se haya degradado tanto: entre los siete metros que lo separan a uno de la obra, el gentío incesante y el reflejo de la luz en la caja de plástico que la recubre, la neurofisiología de la Mona Lisa es más difícil de apreciar.

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola! Soy Estela
Llevaba tiempo sin pasarme, espero que hayas notado mi ausencia xD Sabes? Estuve hace unos días en el Louvre y, por supuesto, viendo esta obra. Lo cierto es que el Museo está genial, pero prefiero el de Historia Natural de Londres ^^


Un saludo, Ángela

jueves, marzo 20, 2008  
Blogger angela ha dicho...

Hola Estela!
Que tal el viaje?
Ambos museos son espectaculares! es un privilegio porlos visitar regularmente. Yo aqui, del otro lado del mar, me tengo que contentar con los de Washington y NY que tambien son regios...

jueves, marzo 20, 2008  
Anonymous Comments ha dicho...

Hi Angela gusto conocerla y saber de su producción, estare pendiente de saber sobre lo que escribe. Un abrazo desde Colombia

domingo, marzo 23, 2008  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal