con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

sábado, 8 de marzo de 2008

EE.UU. y su creciente grieta espacial


Rick Linnehan/NASA
La hermosa y poco usual huella que dejó el Atlantis hace unos meses, tomada desde el centro de prensa del KSC/Angela Swafford

Este martes en la madrugada (alrededor de las 2 a.m. hora del este en EE.UU.), estaré despidiendo a Rick Linnehan -otro más de de esos astronautas que se han convertido en amigos tras años de estar siguiendo sus carreras en la NASA- en el inicio de la que se perfila como una larga misión STS-123, para añadir a la Estación Espacial Internacional (ISS/EEI) la primera sección del módulo de experimentos japonés Kibo. Ver el despegue de un transbordador siempre es una especie de comunión colectiva. El aire, durante el último minuto de la cuenta regresiva, está eléctricamente cargado de emoción, suspenso, buena vibra, y un tanto de envidia por esos siete sentados allá arriba en su cabina. Pero claro, cuando se tiene una conexión un poco más estrecha, la experiencia es tanto más enriquecedora y bastante más íntima. Porque, en lugar de estar parado al lado del reloj digital frente al centro de prensa del Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral junto a docenas o cientos de colegas, uno está en una pequeña tribuna lejos de allí, pero con una posición igualmente privilegiada, al lado de las familias de los tripulantes. Y la mezcla de emociones puede ser algo muy hermoso.

No obstante, últimamente se percibe algo distinto en los pasillos de la NASA. En todos estos 20 años de andar cubriendo el programa espacial estadounidense, la atmósfera siempre había sido una de “EE.UU. tiene la batuta al respecto de la exploración tripulada del espacio, estamos a la cabecera”. Pero ahora, a medida que se acerca el punto de no regreso para la eliminación del programa del shuttle, se levanta un coro de críticas a la Administración Bush por haber dejado a EE.UU. sin acceso directo tripulado al espacio durante los años venideros. A partir de 2010 el transporte a la ISS estará en manos de los rusos durante al menos cinco años…para bien o para mal.

Personalmente creo que desde el punto de vista geopolítico, sin duda es un error estratégico madre. Lo mismo opina el senador Dave Weldon, quien está urgiendo al Congreso aprobar dinero extra para mantener al menos un transbordador activo que haga viajes esporádicos a la ISS. Y/o, apurarle con el Programa Constellation y ayudar a entregar la cápsula Orión antes del 2015. Ceder el liderazgo del espacio tripulado a los rusos y a los chinos tampoco ayudará a encender las mentes y las imaginaciones de los chicos jóvenes estadounidenses al respecto de la exploración espacial.

Mientras tanto, al menos aun es posible escuchar el sonido del trueno que se mete en los huesos con la explosión controlada de los 7.78 millones de libras empuje del malcriado pero absolutamente espectacular transbordador.

¡Godspeed y buena mar, Rick!

Para ver el despegue, los preparativos y el cubrimiento en vivo de la misión sts-123 la madrugada del martes, aquí está el enlace a NASA TV.

3 comentarios:

Anonymous UnAngel ha dicho...

Hola.

Personalmente pienso que el ser humano no puede dejar de lado su oscuro lado bélico en todo lo que emprende, especialmente si es nuevo y grandioso; a fin de cuentas, es probable que fuese eso lo que nos hizo imponernos como especie a otras alternativas. Sin embargo, no por ello deja de ser triste que esa y sólo esa sea la vía que guíe el avance de la humanidad.
El estado natural del ser humano es la curiosidad por lo desconocido, la necesidad de avanzar. Nuestro único futuro plausible como especie a largo plazo es diversificar la vida en más de una ubicación; esto es, salir de las protectoras faldas de la madre Tierra.
A lo largo de los miles de millones de años de vida en la Tierra, somos la única especie que se encuentra en disposición de avanzar por ese camino. ¿Seremos capaces de recorrerlo? ¿Seremos capaces de darnos cuenta de la importancia de tomar ese camino?
Y eso es algo que no puede ser llevado a cabo por sólo una parte de la humanidad, sino por la humanidad en conjunto. Y ahí radica precisamente nuestro mayor obstáculo.
A fin de cuentas, el ser humano siempre arrastra en su interior sus propios demonios así como sus dioses.

---

Bueno, yo iba a postear que me da mucha envidia el hecho de que puedas asistir en tan privilegiada posición al lanzamiento del transbordador, pero me he puesto a escribir, y mira...

Lo dicho, que lo disfrutes.
Un saludo.

lunes, marzo 10, 2008  
Blogger Akinogal ha dicho...

See Here

lunes, marzo 10, 2008  
Blogger Angela Posada-Swafford ha dicho...

Pues me encanta que comentes y que escribas lo que se te venga a la cabeza, UnAngel. Gracias!

Akinogal, no se por que no me aparece publicado tu comentario. Debe ser algun marciano metido en el software...No lo puedo leer!

angela

martes, marzo 11, 2008  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal