con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

jueves, 7 de febrero de 2008

La vuelta al mundo sin combustible


Esta especie de torpedo es nada menos que el primer robot submarino impulsado por el medio ambiente. Es decir, el aparato no tiene pilas ni electricidad, ni gasolina ni nada de nada, sino que utiliza “energía verde”. En otras palabras, usa las diferencias de temperatura que va encontrando entre las capas cálidas de la superficie y las frías del agua más profunda, para moverse hacia adelante. La cuestión funciona porque el vehículo tiene unos tubos llenos de cera dentro del motor. Cuando el agua cálida de la superficie calienta la cera, la hace expandirse, y eso causa una conversión del calor a energía mecánica, que es recolectada y luego usada para empujar un poco de aceite de un lugar a otro del aparato, haciéndolo cambiar de flotabilidad. Y cuando llega abajo y la cera se enfría, se completa el círculo porque entonces el aceite se devuelve a su posición original.

El invento, de un grupo de ingenieros del legendario Woods Hole Oceanographic Institution, fue puesto a prueba en diciembre en las Islas Vírgenes. Desde entonces, el prototipo ha viajado sin parar, yendo y viniendo entre St. Thomas y St. Croix más de 20 veces. Subiendo y bajando, tomando datos, enviando telemetría vía GPS hasta el laboratorio en Massachusetts, el aparato podría darle la vuelta al mundo así como así. Lo único que lo limitan son las pilas de la computadora y los radiotransmisores.

A diferencia de los vehículos motorizados, los “deslizadores” como este se impulsan a través del agua cambiando su flotabilidad. Las alas generan empuje y la aleta vertical de la cola y un timón les permiten manejarse horizontalmente. La oceanografía del futuro contará con estos robots para que hagan todas esas cosas rutinarias, aburridas y peligrosas, 24/7. Por ejemplo, medir corrientes, y circulación del océano. Y como no hacen ruido, resultan ser ideales para estudios acústicos.

Uno se puede imaginar una novela de ciencia ficción en la que una flota de estos deslizadores merodeen frente a las costas del enemigo, espiando, y hasta entregando cargamentos extraños.

4 comentarios:

Blogger Viajero del Tiempo ha dicho...

Un artilugio realmente interesante. Consumo energético mínimo, solo el necesario para la electrónica que lleva. No contamina. No hace ruido. Viaja silencioso.
Curioso e interesante.
Por cierto, no tenía ni idea de que fueses corresponsal de Muy en USA. He encontrado este blog de casualidad, buscando en internet alguna referencia a un artilugio de transporte sobre dos ruedas sin motor que he visto utilizar a la policia y seguridad algunos centros de Cádiz capital y San Fernando. Lo que más me interesa de estas "cosas" es su fundamento, "cómo y por qué" se mueven. Será deformación profesional... pero es que me chiflan bucear en las "misteriosas entrañas del universo".
Un saludo desde el sur de España y enhorabuena por este ciencia-blog.

sábado, septiembre 26, 2009  
Blogger Viajero del Tiempo ha dicho...

(solo para seguimiento)

sábado, septiembre 26, 2009  
Blogger angela ha dicho...

Hola Viajero del Tiempo,

Muchas gracias por tu comentario. Todo lo que hace el Woods Hole Oceanographic Institution es genial. Son pioneros en sumergibles de investigaciones de todo tipo. Yo trato de irlos a visitar cada vez que voy por Nueva Inglaterra. Llevo como 8 anos escribiendo para Muy Interesante, y unos 5 como correspnsal en EEUU de tiempo completo. No podria estar mas feliz. Muy Interesante es una excelente publicacion, y en ella he encontrado finalmente un hogar donde divulgar la ciencia.
Un cordial saludo,
angela

sábado, septiembre 26, 2009  
Blogger Viajero del Tiempo ha dicho...

Pues enhorabuena por tener la oportunidad de colaborar con Muy, desde USA. No negaré que me da cierta (mucha) envidia (sana). Ya me gustaría a mi poder colaborar con Muy en artículos, monográficos, etc (uno de los sueños de mi vida) y/o dedicarme al periodismo científico en general y/o a la investigación. Lo cierto es que soy lector de Muy desde los 11 o 12 años aprox. (ahora ya tengo 33 años), revista que siempre ha alimentado mi inquietud por la ciencia, contada al lector al nivel divulgativo de Muy, como punto de partida en ocasiones para profundizar en bibliografía más especializa. En fin, te buscaré en alguno de los números.
En fín. Seguiré curioseando por tus blogs. Por el momento, he enlazado este en el mío. ¡Saludos!

sábado, septiembre 26, 2009  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal