con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

viernes, 11 de septiembre de 2009

A veces hay cosas...



…que conviene saber.

Como por ejemplo esta: ¿Qué es lo más grande que se puede tragar una planta carnívora? Por lo general las plantas carnívoras sobreviven a base de insectos que pasan volando por ahí. Pero de vez en cuando hay algunas que se consumen bichos como una rana, una lagartija y hasta algún roedor pequeño.
Tragarse un roedor es una maniobra increíblemente peligrosa para la planta, escribe el biólogo Barry Rice en su libro El Cultivo de Plantas Carnívoras/Growing Carnivorous Plants. Digerirse una comida así le toma siglos a una planta, por lo que la carne, al descomponerse, podría convertirse en un veneno letal para la trampa.
Eso no significa, dice el biólogo, que a una planta carnívora gigante no le guste la carne humana. Eso lo comprobó Rice de primera mano (o mejor, de primer pie), el día en que le dio pie de atleta y decidió ensayar a darles a varias plantas (Venus flytrap) unas migajas de su cuero infectado. Pues bien, a los pocos días, las Venus se habían almorzado todo. Rice predice que la piel y los órganos humanos sanos seguramente que tendrían el mismo fin. Pero no va a hacer el ensayo. “Le tengo apego a mis dedos”.

Rice (este es su algo aburrido website) está escribiendo un segundo libro para las audiencias jóvenes de la editorial Scholastic, titulado Monster Plants, con toda suerte de datos insólitos sobre estos exóticos miembros del reino vegetal… ¿o animal?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal