con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

martes, 2 de junio de 2009

Cuando llegue a Marte, cruce a la izquierda


El otro día me senté a diseñar la trayectoria de una nave espacial de la Tierra a la Luna. Pero esto no fue cosa de hacer un simple dibujo de una órbita sobre una servilleta de papel. Esta fue una trayectoria real. Llena de matemáticas y física y conceptos sobre la música de las esferas. Las varias copas de vino tinto y las altas horas de la madrugada sentada ante el ordenador/computador de César Ocampo ayudaron… o no ayudaron. Pero al fin y al cabo, la trayectoria quedó diseñada con todos los hierros: no había forma de que nuestra sonda espacial imaginaria se nos fuera a perder en Marte o Venus. Claro que yo lo único que hice fue seguir las instrucciones del profe, entrar montañas de números en varias bases de datos, y cliquear el mouse toda la noche. Y no obstante…guau. La sensación fue una de euforia: había diseñado mi primera trayectoria espacial. Allí estaba. La clave para penetrar en los misterios de la astrodinámica y la mecánica celeste, representada en una hermosa animación con órbitas de colores entre la Tierra y la Luna.

César Ocampo es un ingeniero de origen colombiano que trabaja como profesor en el departamento de Ingeniería Aeroespacial de la célebre Universidad de Texas en Austin. Esa noche, no tuve más remedio que bautizar a César como “el Kepler colombiano”. Resulta que este “gurú de las órbitas y la mecánica celestial” se ha inventado un programa de software llamado Copernicus. Y ahora Copérnico es el software que la NASA usa regularmente para planear sus misiones dentro del Sistema Solar. Como si fuera poco, fue escogido como el mejor software del año en NASA Johnson 2009, y ahora compite para mejor software del año de toda NASA.

Sin ir más lejos, Copérnico trazó la ruta de la sonda lunar LCROSS, que el próximo 17 de junio partirá rumbo a ese satélite con el objetivo totalmente intencionado de estrellarse contra la superficie lunar (en busca de agua en forma de hielo). No todos los días diseña uno una trayectoria que termine con una colisión preprogramada. Sólo imagino lo que se divirtió César trazándola.

Copérnico es un “sistema de alta precisión para el diseño y la optimización de trayectorias” de una o varias naves espaciales en cualquier situación gravitatoria dentro del Sistema Solar. Permite que los programadores consoliden todos los problemas que uno encontraría al armar la ruta de un vehículo dentro de un sistema solar lleno de planetas. Estos problemas incluyen las diferentes gravedades de múltiples objetos celestes, que son campos de fuerza por entre los cuales hay que saber cómo navegar, cómo aprovechar, o cómo evitar; los diferentes métodos de propulsión de la nave, los varios marcos de referencia, las transferencias de una órbita a otra. Copérnico facilita la optimización de trayectorias para cualquier tipo de misión, en cualquier campo de fuerza que encuentran las naves espaciales en sus recorridos interplanetarios.

Lo más divertido es ver cómo, tras las listas de reducciones matemáticas, haces “clic” y se va formando la animación de la trayectoria. Para la persona encargada de la propulsión del vehículo espacial, es clave trabajar con Copérnico porque el software le ayuda a decidir en qué momentos usar un impulso variable o constante, es decir, cuando abrir o cerrar la tobera de su nave; en otras palabras cuándo frenar y cuando meter el acelerador.

La lista de algunas de las cosas que se pueden hacer con Copérnico se lee como un catálogo salido de Star Trek:

-Órbitas de transferencia centradas en planetas
-Misiones heliocéntricas a Marte para traer muestras
-Trayectorias Tierra-Luna con regreso libre
-Órbitas de transferencia de escape terrestre
-Transferencias de la órbita terrestre a la lunar
Y muchas, muchas otras!!

Very cool, indeed, Dr. Ocampo.

6 comentarios:

Blogger RosaMaría ha dicho...

Qué interesante! Cuántas cosas que me gustaría saber y entre ellas todo este mundo fascinante del Universo. Lo relatas muy bien y absolutamente comprensible para legos como yo. Iré a Copérnico a investigar, esto me atrae sobremanera. Te felicito por tus post. Un abrazo cariñoso

martes, junio 09, 2009  
Blogger Francisco Ortiz ha dicho...

Vengo del blog de RosaMaría.
Qué fascinante este mundo, más para un seguidor acérrimo de Star Trek como yo. Un saludo.

miércoles, junio 10, 2009  
Blogger Franziska ha dicho...

Rosa María nos recomienda que visitemos tu blog. Ha sido, sin duda, un hallazgo. A mi me interesan todas las noticias relacionadas con el espacio y así hace años que recibo la que publica en Internet el Observatorio Astronomica de Canarias. Me gusta estar un poco al día porque considero que este es un campo lleno de interés.

sábado, junio 13, 2009  
Blogger Eder ha dicho...

De locos, muy buen post Angela, genial jajaja un día de estos cuando vuelva a ver a Cesar le diré que me deje trazar una trayectoria a Júpiter... sería de locos hacer algo así. Buena por el post y ahora que tengo cuenta de g-mail voy a poder comentar todas tus notas, pues siempre estoy pegado a este blog... ah, quiero algún post sobre dinosaurios! atte: Eder

martes, junio 16, 2009  
Anonymous Anónimo ha dicho...

le agradezco tener tan buenas referencias de cesar...espero que sigas con ese entusiasmo.

miércoles, julio 22, 2009  
Blogger angela ha dicho...

Olvide anadir en el post que Copernicus muy probablementue guara al motor de plasma VASIMR de Franklin Chang Diaz y Ad Astra Rocket, que es otra leyenda latinoamericana del espacio, cuando este motor se lance al espacio para ir a Marte y a otros lugares.

miércoles, julio 22, 2009  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal