con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

sábado, 9 de diciembre de 2006

La Criatura


Hace un par de meses, dos hermanos de apellido Svensen estaban buceando en Noruega cuando se toparon con esta masa gelatinosa transparente de 70 centímetros que “parecía una bola de playa con una raya roja gruesa por dentro”. Los hermanos tomaron fotografías submarinas de la criatura y se las mostraron a un amigo biólogo de la Universidad de Bergen. Durante semanas los biólogos estudiaron la foto y consultaron a otros expertos en diversas partes del mundo.

Pensaban que podría tratarse de un alga o de una misteriosa acumulación de microorganismos. Finalmente, un profesor de zoología de Nueva Zelanda corroboró que la bola gelatinosa era un saco de huevos de calamar fertilizados. Pero a simple vista lo que no pudo afirmar es si se trataba de cualquier calamar, o, dado el gran tamaño de la bola, de los bebés del calamar gigante, Architeuthis dux, el mismísimo Kraken de Julio Verne. Ese que puede llegar a medir 20 metros de largo, y que hasta hace muy poco teníamos catalogado en la gaveta de los Monstruos Marinos Mitológicos. La criatura fantástica de la que sólo habíamos podido ver trozos sin forma llenos de chupas y garfios afilados que el mar arrojaba en las playas; y que sólo se llegó a filmar por primera vez el año pasado cuando unos pescadores japoneses la vieran peleando contra la cadena del ancla de su barco.

Tiene que haber más cosas escondidas en el dominio del calamar gigante, la zona abisopelágica del océano a 5.000 metros de profundidad, donde la presión es de más de ocho millones de libras por pulgada cuadrada. Pero, los 320 millones de millas cúbicas de agua del océano hace que vivamos en un mundo dividido.
Claro que esas son buenas noticias para Architeuthis.

Foto de Rudolf Svensen

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Angela, cuanto tiempo se demora en acabar de incubarse este monstruo?
Y una vez que haga eclosion, que pasa? Cada cuanto se puede reproducir?
Definitivamente, la realidad supera la fantasia......y en casi todos los campos.
Ya tengo el pelo parado como el tuyo de solo pensar en las babas de este monstruo.

RP.

domingo, diciembre 10, 2006  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal