con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

lunes, 1 de febrero de 2010

Constellation ha muerto


Finalmente cayó el otro zapato. Como era de temerse, el Programa Constellation, con todo y el regreso de los astronautas a la luna en 2020, ha muerto. El nuevo presupuesto para la NASA, que se puede leer aquí, explica las razones, entre ellas:

El programa Constellation de la NASA, que reposaba en su mayor parte sobre tecnologías preexistentes, estaba basado en una visión de regresar astronautas a la luna para 2010. No obstante, el programa había sobrepasado el presupuesto, estaba atrasado, y no tenía elementos innovadores a causa de no haber invertido en críticas tecnologías nuevas. Usando una amplia gama de criterios, un panel independiente determine que, incluso si contara con el dinero necesario, repetir lo que hizo Apollo hace 50 años es la forma menos atractiva de hacer exploración especial, comparada con alternativas en potencia. Además, los intentos de la NASA para perseguir sus metas lunares no solo son inadecuadas, sino que habían desviado dinero destinado a otros programas tales como la exploración robótica, la ciencia y las observaciones de la tierra. El Presidente cancela a Constellation y la reemplaza con un enfoque nuevo que invierte en los segmentos de una iniciativa más capaz de exploración espacial”.

Al mismo tiempo, la NASA tendrá más dinero que antes. Según su director, Charlie Bolden, una base más amplia de gente tendrá acceso a usar la ISS como laboratorio (universitarios, quizás hasta chicos de colegios); habrá un total de 5 misiones de shuttle más; los nuevos programas: la NASA se asociará con la industria comercial para transportar astronautas y cargo a la ISS.

Habrá más misiones robóticas. Misiones y nuevos satélites que estudien el cambio climático terrestre; desarrollo de misiones robóticas para explorar la luna. Tecnologías para reducir las emisiones de combustible de los aviones. Y un compromiso especial para estimular a los niños a la exploración espacial y la ciencia, estimular los programas de matemáticas en las escuelas.

Todo tiene mucho sentido. Ojalá el elefante se mueva con alguna agilidad. Pero me parece que la decisión regresa a la NASA a su objetivo inicial, que es la exploración. El compromiso con la ISS es absolutamente clave: no podíamos dejar la estación espacial al garete. Y me parece que los nuevos enfoques ponen a la NASA sobre terreno firme. La agencia ya no estará pisando el hielo quebradizo como estaba sucediendo antes.