con-ciencia

Un blog de Angela Posada-Swafford sobre ciencia, exploración y las cosas extrañas con que me encuentro durante algunos de mis reportajes./ A BLOG ABOUT COOL SCIENCE, EXPLORATION, AND SOME PERSONAL ADVENTURES IN SCIENCE REPORTING.

domingo, 30 de septiembre de 2007

A ellas tampoco les gusta madrugar


Un estudio de la Universidad de Vanderbilt, en Tennessee, halló que a las cucarachas, igual que a mucha gente, no les gusta madrugar. Por alguna razón los bichos son incapaces de aprender ningún truco nuevo durante las primeras horas del día -igual que tantos universitarios sin cafeína-. Pero en las tardes y noches, algo hace ‘clic’ dentro de sus detestables cuerpos y se convierten en ejemplos de eficiencia del aprendizaje.

El estudio es el primer ejemplo de un insecto cuya habilidad para aprender está controlada por su reloj biológico. Y demostró que, aunque no se puede afirmar si las cucarachas tienen un alto coeficiente intelectual, por lo menos ahora se sabe que se les puede entrenar.

No sabría decir que es más estrambótico: pasar dos años estudiando cucarachas, o entrenar a cientos de ellas para que asociaran la menta –un olor que ellas odian- con el de la vainilla, que es su aroma favorito. Los investigadores dicen que el estudio podría proveer información sobre la relación entre los relojes biológicos, la memoria y el aprendizaje en otros animales y en humanos. El verdadero descubrimiento sería poder entrenarlas para seguir el aroma de la vainilla hasta sacarlas fuera del planeta.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

microbios mutantes en el espacio




Según un reporte de la Universidad Estatal de Arizona, ponga usted un microbio en órbita, sométalo a la radiación típica del espacio, tráigalo de regreso a la Tierra, y habrá creado un monstruo. Suena irresistiblemente genial. La trama de una película de ficción hecha realidad. El microbio en el estudio fue la salmonella, que ya de por si es un bicho malo, -ese que nos manda a la cama al comer comidas infectadas. Pero resulta que los 10 días de microgravedad en el STS-115 convirtieron al microorganismo en una versión espeluznante y asesina, que acabo con el doble de ratones de su primo terrestre.

Los investigadores descubrieron que la salmonella que viajó al espacio tenia 167 genes mutados. ¿Por qué? Es la pregunta del millón. Se cree que tiene que ver con la fuerza con que se desplaza el liquido entre las células. De todas formas, lo que sucede es que en el instante en que el microbio siente que hay cambios en su medio ambiente, cambia su maquinaria genética para poderse adaptar.

No demora en salir una película de bichos mutantes radiactivos –esta vez basada en la vida real.

sábado, 22 de septiembre de 2007

Neutrones para ver los átomos


Una reciente noticia sobre un acelerador de neutrones captó mi atención porque uno oye hablar de aceleradores de partículas, pero específicamente de neutrones, nunca. El acelerador de neutrones de Spallation, en Oak Ridge, EE.UU., le anunció al mundo que es la fuente más poderosa de neutrones producidos en un acelerador. La máquina de 1,400 millones de dólares le dará a los expertos en materiales básicamente un microscopio muy sofisticado para ver cómo se construyen los átomos que componen todo lo que hay a nuestro alrededor. Los portavoces del acelerador de Spallation anunciaron que su rayo de neutrones alcanzó los 183 kilovatios de fuerza. Es decir, entre más kilovatios se producen más neutrones, y entre más neutrones, los científicos tienen más que observar.
La herramienta ayudará a estudiar cómo están hechos los materiales, para que algún día podamos hacer cosas más ligeras, más resistentes y más baratas. Por ejemplo, la General Motors usará este acelerador para estudiar materiales termoeléctricos que arrojen ideas sobre cómo usar el calor del exosto de los motores para darle electricidad a los sistemas eléctricos de un automóvil.

martes, 18 de septiembre de 2007

Pequeño pionero de espacio



Visto en persona, el SpaceShipOne es más pequeño y frágil aún de lo que se veía en las fotos y las noticias de la prensa. El pequeño avioncito, que casi parece un avión de modelos a escala, entró en la historia como el que abrió la puerta al turismo espacial. Y vino a dar aquí, al Museo del Aire y el Espacio del Smithsonian en el venerable Mall en Washington DC., al lado de otros aviones tan especiales. Lo que más me ha impactado es la abolladura que tiene en la cola, justo bajo el exosto, o la tobera. Es testimonio de un aterrizaje con vientos cruzados en el desierto de Mojave, después de la odisea de menos de una hora que lo llevó al espacio durante cinco minutos en 2004. Que un avioncito hecho de resinas y fibra de vidrio en un hangar privado haya logrado ir y regresar sano y salvo -varias veces- a donde sólo los cohetes de las agencias espaciales llegan es algo que a uno a veces no le cabe en la cabeza. ¡Por eso había que venir a verlo!

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Belleza velluda



No es una mullida alfombra de baño, ni una obra de arte moderno. Tampoco se trata de varios “bouquets” de almendras azucaradas. Es algo mucho menos romántico, menos dulce, pero quizás más fascinante por su extraña belleza: la fotografía del Dr. Paul L. Appleton, de la División de Biología del Desarrollo de la Universidad de Dundee, Reino Unido, es un primerísimo plano de los vellos del intestino delgado de un ratón, aumentados 1100 veces. La imagen recibió una mención de honor en un concurso de fotografía microscópica Nikkon.

martes, 4 de septiembre de 2007

Vapor de agua no significa un mar


Hace poco se publicó la interesante noticia de que un joven sistema de estrellas muy distante está lleno de vapor de agua y hielo en movimiento. Genial. Pero ojo, que algunos medios de comunicación casi que dieron el salto a decir que los científicos de la NASA habían hallado planetas rocosos con un océano. Así empiezan los chismes.
Lo que encontraron los astrónomos que estudian las imágenes infrarrojas del telescopio espacial Spitzer es que existe una región donde se están formando estrellas, en medio de la cual están convergiendo nubes moleculares ricas en agua. Las observaciones muestran un disco donde ese polvo se está agregando y agrupando, y donde se podrían formar planetas rocosos. Entonces las imágenes ayudan a los planetólogos a hacer un mapa de las rutas que siguen los ingredientes crudos para formar planetas nuevos. Y el vapor de agua que han detectado en NGC 1333-IRAS 4B “sería suficiente para llenar los océanos de la Tierra cinco veces”. La razón de tanta agua es que la estrella que se está formando tiene una capa de hielo que se derrite y se vaporiza al llegar a la región en la cual algún día podrían crearse planetas.

Pero aún no hay ningún planeta formado y menos aun con agua. El día en que verdaderamente lo encontremos, será inolvidable.